Terror en Venecia

Terror en Venecia

A Venecia, los visitantes van a dis­frutar de sus maravillas históricas y sus encantos naturales y humanos, y retratarse con las palomas en la Plaza de San Marcos. Y para todos es ésa, en presencia y recuerdo, una ciudad de ensueño. Pero, para el detective inglés Edward Mercer, fué sólo una ciudad de terror constante. Mercer llegó allí comisionado por un rico ma­trimonio norteamericano, para des­cubrir el paradero del joven guerri­llero italiano Gian Uccello, que había salvado heroicamente de los alemanes a un hijo de aquél. Pero, desde que puso planta en Venecia, una telaraña de terror creciente fué envolviendo a Mercer, a punto de estrangularlo. Fué golpeado brutalmente, secuestrado, sometido a torturas, y cada luz y cada sombra de Venecia, lo amenazaban de muerte, igual los tipos de los bajos fondos, que la propia policía y auto­ridades, y hasta la bella muchacha de quien se enamoró, soñando vivir con ella el resto de sus días, también resultó para él casi un enemigo mor­tal. Encontró la tumba de Gian Ucce­llo, pero este heroico y genial crimi­nal nato, había resucitado, y desde las sombras más bajas y desde las cumbres más altas de la autoridad y la sociedad, entabló batalla con Mer­cer para liquidarlo. Mercer huye ocul­to en un ataúd, pero cae en manos de la policía, acusado del asesinato del hombre más amado de Italia. Las masas enfurecidas piden su cabeza y cuando está a punto de perderla, entable la batalla final con el resuci­tado Gian Uccello.

Más libros

Breve historia del Japón feudal
Ver libro
La foto en el cadáver
Ver libro
Obsesión
Ver libro
El día de la concordia
Ver libro

Comentarios